Saltar al contenido
Comidas Ricas y Saludables

PANDEBONO

19 mayo 2020

PARA 10 PERSONAS.

INGREDIENTES:

 3 cucharadas de almidón de maíz.

 250 gr. de almidón de yuca, tapioca o mandioca.

 500 gr. de queso costeño o queso feta.

 2 huevos.

 1 cucharadita de sal.

 2 cucharaditas de azúcar.

 50 ml. de leche.

 Aceite para engrasarnos las manos.

¿Como hacer la receta de pandebono?

Preparamos la masa de los pandebonos:

Para preparar este riquísimo pan de queso colombiano conocido como pandebono o pan de bono, vamos desmenuzar o moler el queso para que quede lo más repartido posible en la masa.

Una vez que tenemos el queso listo lo colocamos en un bol amplio junto con el almidón o fécula de maíz, el almidón de yuca, la leche, los huevos batidos ligeramente, la sal y el azúcar. Con todos ellos haremos una masa mezclando bien con una cuchara primero y con la mano para terminar.

La masa nos tendrá que quedar consistente y bien formada (como si fuera plastilina), con la que se puedan hacer bolitas sin problemas, sin que se nos pegue en las manos y sin que se espanda una vez formada.

Damos forma al pan con queso:

Una vez que vemos que la masa del pandebono está perfecta, engrasamos ligeramente con aceite una cuchara sopera, nuestras manos y la bandeja donde vamos a hornearla para que la masa del pan de queso no se pegue y nos sea más fácil darle forma.

Cogemos porciones de la masa con la cuchara y le vamos dando forma redondeada con las manos. Las bolas de los pancitos de queso deben tener un tamaño aproximado de una pelota de golf.

Según vayamos formando nuestras bolas de pan colombiano las iremos colocando en la bandeja elegida dejando una separación entre ellas de más o menos su tamaño (como si nos entrara un panecillo más alrededor de cada bollito) pues crecerán en el horno.

Cocinamos el pandebono:

Encendemos en horno a 200ºC para que se caliente. Una vez caliente el horno, metemos el pan de yuca en él, y lo horneamos durante unos 12 minutos.

Sacamos el pandebono del horno, lo dejamos que se enfríe sobre una rejilla (así evitamos que ponga húmedo por la parte de abajo) y ya lo tenemos listo para comer… Delicioso para comerlo caliente pues es cuando se aprecia mejor su sabor, aunque frío también es delicioso y si está duro se miga y se remoja en leche o café.

BUEN PROVECHO.