Saltar al contenido
Comidas Ricas y Saludables

POTAJE DE GARBANZOS

2 mayo 2020

PARA 2 PERSONAS.

INGREDIENTES:

200 g Garbanzos secos (a ser posible frescos).

2 Cebolleta.

3 Diente de ajo.

5 g Pimentón dulce (1 buena cucharadita).

1 g Pimentón picante (opcional).

1 Laurel.

3 Tomates en conserva natural (o 2 naturales, rallados sin piel).

10 ml Vinagre de Jerez.

Caldo de verduras o pollo o agua.

1 Patata o 2 pequeñas

2 Huevo.

Espinaca fresca 1 manojo (o acelgas).

Pimienta negra molida.

Sal.

Aceite de oliva virgen extra.

1 Pan de hogaza duro en rebanadas (para la picada).

Almendras un puñadito (para la picada).

Perejil fresco unas hojas (para la picada).

¿Como hacer la receta de potaje de garbanzos?

Lo primero es dejar los garbanzos a remojo en abundante agua fría la noche antes, preferiblemente unas 8-12 horas, o algunas más. Yo prefiero lavarlos un poco antes, y procuro usar una variedad local fresca de temporada, de calibre pequeño.

Picar la cebolleta y dos dientes de ajo. Poner a pochar la primera con un poco de sal en una cazuela con algo de aceite de oliva. Añadir el ajo, remover un poco y dejar sofreír unos minutos, vigilando que no se queme. Agregar el pimentón dulce y una pizca picante, removiendo bien rápidamente. Añadir el tomate, el laurel y una pizquita de sal.

Incorporar los garbanzos escurridos, un poco de vinagre y remover bien durante dos minutos. Cubrir con agua o caldo frío, llevar a ebullición, tapar, bajar el fuego y dejar cocer lentamente durante 60-90 minutos.

Cuando lleve una hora, más o menos, añadir unas patatas lavadas, peladas y cascadas. Si las dejamos más tiempo o en piezas más pequeñas casi se fundirán con el guiso, dando más espesor. Al gusto. Salpimentar ligeramente y comprobar el nivel de líquido. Debe quedar espeso, no en plan sopa.

Dependiendo del tipo de garbanzo y del agua tardarán unos 30-60 minutos más. También se puede hacer en olla rápida o exprés, aunque yo disfruto con la tranquilidad del chup-chup sin prisas. Cocer mientras los huevos dejándolos al punto, enfriar y pelar.

Hacia el final, preparar una majada o picada (opcional). Freír con un poco de aceite una rebanada de pan del día anterior con un puñado de almendras y el ajo restante. Majar en el mortero para hacer una pasta, añadiendo perejil fresco si tenemos.

Incorporar la picada al guiso y echar también las espinacas al gusto. Hay que recordar que en cuanto se cuecen reducen mucho su tamaño. Yo prefiero dejarlas cocinar con la tapa puesta y el fuego ya apagado, procurando que no se pasen mucho. Servir con los huevos pelados, en cuartos o picados.

Y listo tenemos nuestro potaje de garbanzos.

BUEN PROVECHO.