Saltar al contenido
Comidas Ricas y Saludables

SALSA BECHAMEL

16 abril 2020

INGREDIENTES:

500 ml de leche (el equivalente a un poco más de dos vasos).

45 gr de mantequilla sin sal (unas 3 cucharadas soperas).

30 gr de harina de trigo (unas 2 cucharadas soperas).

Sal y especias al gusto. Yo utilizo nuez moscada y pimienta negra recién molida.

¿Como hacer la receta de la salsa bechamel?

Pon un cazo a fuego suave y echa en él la mantequilla. Espera a que la mantequilla se derrita y se quede líquida.

Cuando eso ocurra añade la harina y mezcla bien con unas varillas para que no se formen grumos y el aspecto sea homogéneo.

Cocina durante 2-3 minutos sin parar de remover con las varillas para que la harina pierda su sabor crudo y aporte el mejor sabor posible a la bechamel.

A continuación añade un poco de leche (algo menos de la mitad) a la vez que sigues mezclando con las varillas sin parar. Cuando se haya integrado todo e incluso empiece a espesarse añade otra tanda de leche y cuando vuelva a espesarse incorpora el resto. Recuerda tener en todo momento el fuego suave y no dejar de remover con las varillas.

Dependiendo de la temperatura del fuego puede tardar unos 10 minutos en espesarse, a veces más y a veces menos. Si quieres asegurarte de que no se formen grumos lo ideal es que estés todo el tiempo removiendo con las varillas de forma suave, aunque si el fuego está muy bajito puedes ir removiendo de vez en cuando.

Añade sal al gusto y también las especias, que en mi caso suelen ser nuez moscada y pimienta negra recién molida. A veces también le echo orégano seco.

Cuando la salsa esté cremosa y con la textura que estés buscando, apártala del fuego. Eso si, ten en cuenta que al enfriarse sigue espesándose un poco más.

Y si la quieres bastante densa no desesperes porque si sigues cocinándola alcanzará la densidad que prefieras. Eso si, si te ha quedado más espesa de lo que querías siempre puedes añadir un poco de leche, remover y seguir añadiendo hasta dar con la textura que buscas.

Finalmente pruébala por si hay que rectificarla de sal.

BUEN PROVECHO.