Saltar al contenido
Comidas Ricas y Saludables

TARTA AL WHISKY

13 mayo 2020

PARA 10 PERSONAS.

INGREDIENTES:

12 bizcochos de soletilla o una lámina de bizcocho genovés de 1 centímetro de grosor.

 1/2 Kg. de nata líquida para montar.

 6 huevos.

 6 cucharadas de azúcar.

 Caramelo líquido.

 Un chorrito de whisky.

Para el almíbar de whisky:

 25 gr. de azúcar.

 50 ml. de agua.

 30 ml. de whisky.

¿Como hacer la receta de la tarta al whisky?

Preparamos el almíbar de whisky:

Echamos en un cazo los ingredientes del almíbar y lo llevamos al fuego. Removemos bien hasta que el azúcar se disuelva y lo dejamos al fuego, a intensidad media-baja hasta que veamos que el líquido ha espesado. Reservamos.

Emborrachamos el bizcocho:

Si usamos el bizcocho genovés entero lo vamos pintando con el almíbar, al que le habremos echado si queremos un chorrito de whisky para que tenga un sabor más intenso. Si lo van a tomar niños, mejor ahorrarnos ese chorrito.

Si vamos a usar como base de la tarta al whisky los bizcochitos de soletilla, los mojaremos un poco con el almíbar (con whisky extra o no).

Reservamos tanto el uno como los otros para usarlos más tarde cuando toque.

Preparamos la crema de la tarta al whisky:

En un bol montamos la nata (que debe estar bien fría para que se monte mejor) y la reservamos.

Separamos las claras de las yemas de los huevos y montamos las claras a punto de nieve. Reservamos también.

Echamos el azúcar en las yemas y lo mezclamos bien hasta que tengamos una crema clara que haya doblado su volumen.

Echamos las yemas de huevo con azúcar a las claras montadas a punto de nieve, y mezclamos con una espátula, con movimientos envolventes, hasta que obtengamos una crema homógena con mucho aire en su interior.

Ahora toca el turno de mezclarlo todo con la nata. Lo haremos igualmente con una espátula con movimientos envolventes, para que la nata y el merengue no se bajen, pues queremos que la tarta al whisky quede bien bien esponjosa.

Montamos la tarta al whisky:

Echamos caramelo en la base del molde y lo extendemos bien por toda su base y por las paredes. Lo ideal es usar un molde redondo de unos 22-24 centímetros de diámetro, pero cada uno usaremos el que tengamos.

Echamos la mitad de la crema anterior en el molde y migamos los bizcochos que teníamos reservados en ella.

Echamos el resto de la crema en el molde y, sin moverlo, lo tapamos y lo llevamos al congelador durante unas 12 horas.

Desmoldamos la tarta al whisky:

A la mañana siguiente ya sólo nos queda sacar la tarta helada del congelador, dejarla que se atempere durante unos 10 minutos y desmoldarla dándole la vuelta sobre un plato bonito o una fuente de presentación.

Si queremos, podemos adornar la tarta al whisky con un poco de nata montada por sus paredes y echar un poco de almendras caramelizadas por arriba para darle un toque crujiente muy original.

BUEN PROVECHO.